PRONÓSTICO ECONÓMICO DE NICARAGUA PARA 2013

Nicaragua


En la primera quincena de septiembre 2012, el FMI publicó su evaluación anual de la economía nicaragüense y una evaluación del programa del Servicio de Crédito Ampliado (SCA) del periodo 2007-11. 

El informe destaca que a pesar que Nicaragua en las dos últimas décadas ha recuperado la senda del crecimiento, este ha sido insuficiente para reducir en forma significativa la pobreza y la inequidad. 

Más aún, bajo las políticas actuales, el crecimiento potencial de la economía sería de alrededor del 4 por ciento, lo que continuaría siendo insuficiente para lograr estos objetivos. 

PRONOSTICO ECONÓMICO DE NICARAGUA, DESDE NICARAGUA   
Para la economía de Nicaragua, en 2013 hay riesgos en el acceso al financiamiento externo para el respaldo del presupuesto nacional y en la caída de los precios internacionales de las materias primas que nuestro país vende principalmente a Estados Unidos, Venezuela, Centroamérica, y la Unión Europea.
La tasa de crecimiento económico de Nicaragua de 4.1% en 2012 tiende a desacelerarse a 3.1% en 2013. Por el lado de la oferta, el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) Real se basa en las actividades agropecuarias y la construcción, mientras que por el lado de la demanda se fundamenta en la inversión y las exportaciones.
La alta tasa de desempleo global (el abierto y el equivalente asociado con el subempleo) se mantiene constante en 24.5% de la población económicamente activa (PEA) en 2013, es decir, casi 1 MILLON  de personas económicamente activas no generarán ingresos en 2013.
Mientras que en 2012, la tasa de inflación desacelerada hasta 6.0% por la caída de los precios  internacionales de las materias primas, en 2013 se remontará hasta 7.1% debido al mantenimiento de la tasa de devaluación anual de 5%, la expansión esperada de 14% del medio circulante y la expectativa inflacionaria provocada por la reforma tributaria, a pesar del supuesto que el precio internacional del barril de crudo WTI disminuye US$5, hasta US$90.
El valor de las exportaciones domésticas de bienes FOB más el valor neto de la maquila se incrementa 1.4% con un valor de US$3,013, pero el valor de las importaciones de bienes CIF superará los 6 mil millones de dólares.

De tal forma que ese déficit comercial externo de US$3,101 millones, equivalentes al 37% del PIB y en gran parte explicado por la sobrevaluación de 19%  del córdoba, se financia, en orden de importancia con:
*Flujos de inversión extranjera directa de U$1,100 millones.
*Remesas familiares U$1,037 millones (con el supuesto que la economía de Estados Unidos crezca 2.3%).
*Asistencia financiera de Venezuela de U$635 millones
*Cooperación oficial destinada al sector público, hoy conocida como tradicional, de U$620 millones –si se suscribe el quinto programa económico trienal con el Fondo Monetario Internacional (FMI)-.
Como un resultado de la carencia de donaciones de divisas líquidas de libre disponibilidad en el sector público, continúa acelerándose el saldo de la deuda pública externa al arribar a US$4,633 millones y al 56% del PIB, el cual incluye casi US$1,600 millones pendientes de reestructuración con la Iniciativa para Países Pobres Altamente Endeudados (HIPC).

Por otro lado, el pago del servicio contractual de la deuda externa de US$140 millones equivale a 4.7% del valor de las exportaciones, un indicador bastante atractivo para la inversión extranjera directa.
Empiezan a tomar forma nuevos problemas del sector monetario a partir de este año. 
Las reservas internacionales brutas podrían mostrar un aumento máximo de US$77 millones llegando a US$2,074 millones, pero equivaldrían a 2.1 veces el saldo de la base monetaria a finales del próximo año, menor que las 2.2 veces, condicionadas en los acuerdos con el FMI, no obstante los aumentos muy importantes y de cortísimo plazo de excesos de encaje sobre los depósitos en moneda extranjera que los banqueros depositan en el Banco Central de Nicaragua (BCN).
En el sector fiscal, la reforma tributaria que se aplicará el próximo año impactará, en su primera ronda, y significará un aumento de la presión tributaria del Gobierno Central del orden de 4 décimas porcentuales del PIB hasta 20.9% del PIB. Con la colaboración de Dr. N.Avendaño. Economista 

En Fundación Masaya Contra La Pobreza de Nicaragua reconocemos, que el crecimiento económico de los dos últimos años ha sido favorable y que hemos avanzado en consolidar la estabilidad macroeconómica. 

Sin embargo,  no hemos avanzado suficiente con las reformas estructurales necesarias para reducir nuestra dependencia del exterior y acelerar el crecimiento económico y la reducción de la pobreza.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: