INICIA LA IMPLEMENTACION DE UN NOVEDOSO MODELO DE ORGANIZACION CAMPESINA EN MASAYA, NICARAGUA

El 14 de diciembre de 2008 inició la segunda etapa del proyecto de Desarrollo Rural Integral que impulsa la Fundación Masaya Contra La Pobreza en las comunidades: Santa Clara, La Bolsa, EL Llano 1, el Llano 2 y Los Cocos en el municipio de Masaya, esta etapa se ejecuta con la participación y apoyo del “Proyecto Internacional de Desarrollo Cívico Rural”, organismo de Los Estados Unidos de Norteamérica.
La primera etapa de este proyecto se llevó a cabo en coordinación con la Facultad de Desarrollo Rural de la Universidad Nacional Agraria UNA, quienes levantaron un Diagnóstico Agrosocioeconómico en las 5 comunidades rurales ya señaladas.

MALAS PRÁCTICAS


Llegado del país del Norte Diosmel Rodriguez Director Ejecutivo del organismo CRDP.org junto a Mario Madriz presidente de la ONG Masaya Contra La Pobreza, ambos Especialistas en Desarrollo Rural visitaron a los pequeños productores en sus fincas encontrando malas prácticas en los cultivos, falta de utilización de recursos existentes en sus parcelas que le permitirían disminución de sus costos, excesivo individualismo, falta de objetividad entre el área sembrada y sus posibilidades reales de atención efectiva al cultivo, menosprecio a la seguridad y menor riesgo que brinda un estudio de suelo, entre otras señaladas.

EL NUEVO MODELO

MICROEMPRESA ASOCIATIVA SOLIDARIA, es el nuevo modelo de organización campesina que fue presentado por ambos especialistas, las premisas para este modelo son:

Voluntariedad y aportación de recursos propios de los socios (Tierra, Bienes, trabajo o efectivo monetario)

1.-Se precisara técnicamente la mejor tierra para la implementación del proyecto, considerando como aporte del propietario de la misma la renta de su tierra. Pudiendo además ese propietario trabajar o no en los cultivos del proyecto, el día o días que lo hiciese se cuantificara su mano de obra y se le pagará en efectivo o será incremento a su capital accionario aportado.
2.-Los restantes socios brindarán a la microempresa bienes y servicios según su tenencia, el monto del bien o servicio se considerará como capital inicial aportado.
3.-Toda mano de obra ejecutada dentro del proyecto en ejecución será cuantificada y pagada o, conforme criterio del ejecutor será componente de su capital accionario aportado.
4.-Las reuniones ordinarias serán dos: una al comenzar el proyecto y la otra al finalizar el mismo, en casos extraordinarios las veces que se consideren necesarios.
5.-Indistintamente hombres o mujeres que no posean herramientas o equipos para brindar servicios o deseen ofertar mano de obra a la microempresa podrán aportar dinero en efectivo a utilizar durante el proceso de producción.
6.-Se inclinará la decisión del cultivo a producir considerando: potencialidad del suelo escogido, rendimiento, tiempo, mercado y rentabilidad.
7.-Las utilidades serán distribuidas así:
a) Un porcentaje a definir por la asamblea de socios de la microempresa para obras sociales de uno o varios socios y/o la comunidad.

b) La Distribución de lo restante, (a diferencia de otras formas de organización que rayan en lo injusto al distribuir en partes iguales hacia todos, aun hasta los que nunca trabajaron bajo la lluvia o el sol) se hará proporcionalmente, en correspondencia al aporte de capital accionario de cada socio. A mayor capital aportado mayor porcentaje de utilidades a recibir.

RECEPTIVIDAD DEL NUEVO MODELO
En las reuniones sostenidas los días 14,15,16 Y 17 de los corrientes con los Pequeños
productores y productoras se notó una inmediata aceptación al nuevo modelo, solicitando el 100% de los participantes su integración de manera inmediata. La aceptación y el éxito están garantizados.–

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: