EL HURACAN "FELIX" GOLPEO CON FURIA ASESINA

 
El huracán Félix dejó 102 personas muertas, afectó casi la totalidad de la infraestructura de la Región Autónoma Atlántico Norte (RAAN) de Nicaragua y arrasó con las siembras de arroz. 10,000 viviendas destruidas totalmente, 9,000 sin techo.
Sistema de Naciones Unidas ONU, lanza llamamiento de U$ 39,400,000(Treinta y nueve millones cuatrocientos mil dólares de Estados Unidos) para damnificados por huracán.
El reporte también indicó que hasta ayer había un total de 86 desaparecidos. 188,726 personas afectadas. “Han quedado en la calle, sin nada, sin viviendas”.
“En Bilwi hay daños grandes, desde pérdida de techos hasta pérdida total de viviendas. En Sahsa… eso quedó devastado”.
En la zona faltan el agua, los alimentos, la leche para los niños, el combustible para las pangas, las frazadas y ropa para todas las personas. El agua de los pozos está contaminada.
TESTIMONIOS DE LOS SOBREVIVIENTES
Los pobladores de las zonas remotas se quejan de la falta de atención de las autoridades regionales y nacionales. Se sienten abandonados a su suerte. Calixto Muddy, un “taupla” (líder en lengua miskita) de la comunidad Kaska, relató cómo su hijo, Taylor Mudy Llanes, murió junto a otras dos personas en alta mar. “Venía de los Cayos a Sandy y se perdieron en el mar.
Mi hijo falleció”, dijo el apesarado hombre que se queja de la falta de atención de las autoridades.
Muddy dijo que incluso el hombre de la Defensa Civil que había llegado antes del huracán “se fue del lugar antes de organizar los refugios”. No pudo precisar el nombre de éste. “Nadie ha venido. Hoy pasó un helicóptero y no bajó”, expresó. “Aquí ha sido un milagro que sobrevivamos.
No teníamos refugios, la gente se metió en la escuela, la clínica y la iglesia morava, pero fueron destruidas por el huracán. Además nos refugiamos en las casas de concreto, como usted ve aquí en Kaska ha quedado sólo una casa entera, el resto fueron destruidas”, agregó Muddy quien calcula que entre los Cayos y Sandy Bay hay 200 desaparecidos.
Pero el relato de Muddy no es único. “Mi hermano Johnny se perdió en el mar desde el día del huracán. Él estaba en (Cayos) Miskitos, trabajaba en nasa (trampas para langostas sacadas por buzos). Mi papá salió a buscarlo y tampoco ha regresado”, relató por su parte Elba Escobar, entre sollozos quien viajó desde Sandy Bay a Puerto Cabezas en una embarcación de la Fuerza Naval. Reynaldo Harrison, originario de Ninayary, dijo que en todas las comunidades de Sandy Bay “los niños están con gripe, el agua contaminada, no hay alimentos y ninguna autoridad se aparece. Nos tienen abandonados”.
DRAMA Darío Zacarías, de 21 años, llegó a Puerto Cabezas en una panga que los rescató junto a Silviano Escobar.
Fernando Pereira, quien fue rescatado por una embarcación y ahora se encuentra hospitalizado en Puerto Cabezas dijo “yo estaba en el Cayo Miskito en un velero, el agua me arrastró le dio vuelta al velero, floté hasta la punta del Cayo Mara, allí me quedé. No sé qué paso con las otras personas que venían conmigo”.
Otro de los heridos que fue rescatado de las aguas del mar Caribe, después del paso del huracán Félix, es Guillermo Cunnhihan, quien se encontraba cerca del Cayo Miskito aferrado a un tanque de plástico de cinco galones.
En los Cayos Miskitos, en el barco pesquero Puerto el Bluff, de la empresa Mar Azul, se refugiaron al menos 200 personas que ayer al mediodía fueron rescatadas por dos embarcaciones de la Fuerza Naval y tres lanchas de otras empresas. En el lugar las autoridades encontraron a cuatro personas heridas. Tanto los heridos como otras 70 personas fueron trasladadas hasta Puerto Cabezas.
Una de las naves de la Fuerza Naval encontró flotando y sin conocimiento, a 20 millas náuticas de Cayos Mara, a Sabino Spelma, quien fue ingresado al local donde funciona el Hospital de Puerto Cabezas.
Isolina Alvarado manifestó que perdió a tres de sus familiares, identificados como Ángela Alvarado, Karen Goo y Jeremías Alvarado. La mujer dijo que Celestino Anyos desapareció junto a toda su familia porque el huracán se llevó la casa de éstos. “Cuando conocimos que venía el huracán, a las 11 de la noche buscamos cómo irnos del Cayo, salieron como 19 veleros y tres Ponky que están desaparecidos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: