CRISIS ECONOMICA EN NICARAGUA 2008-2012

Nicaragua
Los problemas reales en Nicaragua son los enfrentados cotidianamente por la mayoría de la población: hambre, desnutrición, falta de: vivienda, servicios de salud adecuados, educación; ademas del aun grave problema,  desempleo.
Nunca antes Nicaragua tuvo tantos pobres como hoy, ni los actuales niveles de desempleo y subempleo.
Desde 1990, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) condicionaron sus líneas de crédito a la eliminación de derechos laborales, privatización de empresas estatales, previo recorte de personal; reducción o contención de salarios, ampliación de la brecha salarial entre funcionarios y empleados del gobierno, entre otras medidas.
El FMI y el BM dijeron que esas medidas serían dolorosas a corto plazo; sin embargo, eran necesarias para generar empleo y crecimiento en el largo plazo.
La realidad ha sido que estas políticas generaron sufrimientos innecesarios a los trabajadores, empeoraron la pobreza y de hecho alejan el crecimiento económico.
Se calcula que 1,640.000 nicaragüense han salido del país y radican en el exterior Estados Unidos, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala, España y otros.
Solo a partir del año 2000 un total de 738,000 nicaragüenses abandonaron el país, la mayoría de ellos personas de ambos sexos jóvenes y con una educación tecnica o superior.  
Es decir, el país pierde enfermeras, maestros, médicos, carpinteros, ingenieros, trabajadores de la construcción, personas calificadas; lo que significa la pérdida de capital humano, formado en Nicaragua.
Desafortunadamente como consecuencia inmediata de la crisis económica financiera y de un menor ritmo de actividad en Estados Unidos y Europa, se puede afirmar que Nicaragua experimenta una disminución en la creación de empleos formales.
La creación de empleo de los últimos años se ha centrado sobre todo en los estratos con una remuneración muy  baja (empleo informal).
Indudablemente, la economía nicaragüense será afectada “en mayor o menor grado” por la situación económica-financiera internacional.
El reto para el gobierno radica en mitigar el grado de afectación. El gobierno tiene que emprender acciones para el control del déficit público, el mantenimiento del gasto social y el aumento en la oferta de crédito de la banca para la producción de bienes alimenticios para hacer frente a un escenario de menor crecimiento.
Hay que estar claro que la economía nicaragüense no es inmune y que resentirálos efectos del entorno internacional si éstos fueran más severos.
Desafortunadamente, todas las economías del mundo, incluyendo la de Nicaragua, se verán afectadas.
El gran reto de la incertidumbre que viven los mercados financieros es que no se traduzca y no se traslade a la economía nicaragüense, que no afecte la producción de bienes y servicios, por lo que hay que tratar de mitigar ese impacto lo más pronto posible.
Para enfrentar una situación de este tipo no hay armas secretas, pero se debe trabajar en varias estrategias: La diversificación de las exportaciones y el fortalecimiento del mercado interno.
El apoyo a los pequeños, medianos productores y cooperativas del campo con financiamiento para la producción de bienes alimenticios para suplir el mercado interno debe ser una prioridad del gobierno. Igualmente, el capital nacional debe contribuir mucho más a las arcas del tesoro público y eliminar muchas de las extraordinarias exenciones fiscales.
Hay que eliminar que los dueños de una gran empresa o los banqueros paguen menos impuestos, proporcionalmente hablando, que los empleados que reciben un salario en la misma oficina.
De igual manera, se debe acelerar la ejecución de los proyectos de inversión en marcha a fin de generar más empleos y contribuir a una mayor actividad en el mercado interno.
La única forma de crear trabajo y riqueza real es por la vía de la producción y el trascendental complemento, productividad.
Hay que diseñar una agenda de futuro para mejorar e imprimir mayor dinamismo al mercado interno. El presupuesto del 2012 se debe enfocar en aquellos programas que verdaderamente generen empleos y dinamismo a la economía nacional.
Lamentablemente los datos (Migración internacional y desarrollo en Nicaragua, CELADE) también nos indican que solamente el 6% de los hogares en pobreza extrema tienen familiares en el exterior, esto significa, que la recepción de remesas como una alternativa de ingresos tiene poco impacto para este conjunto de hogares.
About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 858 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: